fbpx

La temida Borreliosis por garrapatas se ha extendido de igual forma que la cándida. Camuflada en toda la población, dado que las Borrelias (pequeñas bacterias de forma helicoidal, denominadas espiroquetas), hoy
pueden ser transmitidas por casi todos los insectos chupasangre.

Actualmente una de cada tres garrapatas contiene Borrelias y, a nivel mundial, un mínimo del 30% de todos los mosquitos y tábanos pueden transmitirlas. Las Borrelias son mutantes que se adaptan a los órganos
digestivos de los insectos.

Durante la succión, la garrapata excreta saliva y líquidos, cuyos agentes patógenos penetran el torrente sanguíneo. Cuanto más tiempo la garrapata esté chupando del lugar de la mordedura, más alta es la posibilidad de una infección. Por lo tanto, las garrapatas deberían ser eliminadas lo más rápido posible (sacar la garrapata con la punta de un cuchillo de la piel y, posteriormente, aplicar un desinfectante).

En muchas ocasiones, las Borrelias penetran las células en pocas horas, por lo que el cuerpo no tiene la posibilidad de formar anticuerpos. ¡Esto significa que en una analítica normal de sangre no se reconoce la infección por Borrelias!

Las Borrelias, al igual que la levadura de la cándida, pueden variar su forma, siendo esto, tal vez, una reacción a los innumerables tratamientos con antibióticos. Dentro de las células, estas bacterias producen
fuertes ácidos, lo que, aparte de las conocidas enfermedades neurológicas, puede causar reuma o gota, pero también pérdida de cabello.

En caso de una infección por Borrelias pueden surgir síntomas clínicos de enfermedad de lo más variados – estos síntomas no son clasificables y tampoco se pueden generalizar. Muchos pacientes al principio tienen
molestias como si tuvieran un resfriado, una gripe o dolor de cabeza o en las articulaciones, fiebre, cansancio y sueño.

Cuando aparecen trastornos en las funciones cerebrales, la médula espinal y en los nervios periféricos, es porque las Borrelias han provocado una infección de las paredes de los vasos en el sistema nervioso central
y periféricos y se habla de una Neuroborreliosis. Se calcula que un 15% de todos los infectados por Borreliosis, están afectados por la Neuroborreliosis.

¡No se de debe confundir la Borreliosis con la Meningoencefalitis de primavera-verano! La Meningoencefalitis primavera-verano se puede transmitir a través de las garrapatas, pero sólo hay garrapatas con este virus en lugares específicos del mundo.

En nuestra consulta podemos determinar la gravedad de la afectación, en una escala del cero al diez, de forma muy precisa gracias a la analítica radiónica. Esto también sirve para un control terapéutico, dado que
en la gran mayoría de los casos los pacientes que reciben tratamiento, a los dos meses ya se han liberado de la Borreliosis.

Afectación por Borrelias: indicio por forma de pata de oso sugiere afectación por Borrelias. Imagen microscopio campo oscuro específica de toxinas. Estas toxinas específicas pueden ser expulsadas con el Infopático Infopathika®, Info EMO o también Muscarsan D6 y aglomeradas con Zeolita. Aunque debe de contarse con fuertes reacciones de desintoxicación, como por ejemplo dolores articulares o musculares. Lo importante es tratar riñones e hígado con remedios alternativos.

Cada vez hay más formas mutadas y transmitidas por insectos, que ya no se pueden detectar clínicamente. Podemos diagnosticar la Borreliosis en muchos de nuestros pacientes. La medicina convencional trata la Borreliosis con antibióticos (¡muchas veces durante semanas!), lo que provoca una proliferación de los hongos de la cándida en el intestino o, incluso, alimentan las C-c ándidas (Cándidas Camufladas), desequilibrando el cuerpo entero.

Nido de cándidas camuflado en la sangre - Imagen microscopio de campo oscuro

Incluso después de un tratamiento prolongado con antibióticos, sigue habiendo molestias residuales, como cansancio y dolores articulares. Suelen quedar agentes patógenos residuales en el tejido conjuntivo, que
muchas veces vuelven a causar molestias después de algunos años. Síntomas corporales de la Borreliosis (frecuentemente crónicos) Dolores musculares y articulares, problemas en la piel, pérdida de cabello,
problemas en los ojos, en las vías respiratorias, de corazón (por ejemplo tensión arterial, arritmias…), asma, problemas estomacales e intestinales, problemas con las membranas mucosas, problemas en
riñones y genitales, dolores de cabeza, migraña y disminución de la audición, trastornos psíquicos (hiperactividad, trastornos del sueño, cansancio crónico, depresión, agresividad…), enfermedades ácidas (osteoporosis, gota, reuma…), oscilaciones de peso, alergias, intolerancia alimentaria, por ejemplo gluten, productos lácteos.

Si usted tiene algunos de estos síntomas debería acceder a un análisis para determinar si hay Borrelias en su organismo y de esta forma realizarse un tratamiento adecuado.

La Borreliosis Camuflada: C-Borreliosis

Según nuestra experiencia, las Borrelias también se camuflan y acaban convirtiéndose en una C-Borreliosis que, frecuentemente, se cronifica. Una célula también es capaz de aprender. De esta forma, a lo largo del tiempo, forma una capa protectora que se protege del fuerte ácido de las Borrelias, por lo que esta forma se escapa incluso a un testaje radiónico o kinesiológico.

Gracias a este descubrimiento y con la ayuda de la radiónica, pudimos establecer un nuevo código numérico de la Borreliosis camuflada. Esto nos permitió reconocer y desenmascarar esta forma tan frecuente, con una excreción.

Ekkehard Sirian Scheller

Escribe tu Comentario

  • MADRID
  • Tel. +34 635731911
  • Barrio Salamanca – Madrid
  • Para consulta llamar previamente
  • Atención Tel.: Lunes a Viernes de 10 a 19 horas
  • hola@institutoscheller.com
WhatsApp chat